domingo, octubre 01, 2006

Estabilidad

Siempre me lo estoy diciendo y siempre se me olvida.

La única identidad que me da estabilidad es la de intersexual, pero como adjetivo, no como nombre.

Las otras dos, dichas a secas, la de mujer o la de hombre, acaban produciéndome tensiones. La de mujer, porque no me hallo, es territorio extranjero, y la de hombre, porque entonces no me explico fácilmente por qué estoy estable con que mi cuerpo sea como es, o por qué me fastidiaría que mi cuerpo volviera a ser de hombre o por qué me resistiría, como gato panza arriba, a tener que entrar en un aseo de hombres.

En mí, la palabra intersexual significa entre dos aguas y tiene un brillo metálico.

Entendiéndola de cerca, significa en mi caso varón poco definido.

Pero de tal manera, que lo de poco definido define fundamental y exactamente lo que soy y cómo me siento, lo que me da algún atractivo, lo que me hace ser como el Tadzio de "Muerte en Venecia", ambiguo, de bellos brazos y bellos gestos, digno de amor, lo que más necesito.

2 comentarios:

Andrea dijo...

Querida Kim,

Yo ha ese estado lo llamo mestizaje sexual, y mestizaje cerebral, en definitiva, e lugar de intersexo me autodenomino mestiza sexual y/o cerebral

Un beso

Kim Pérez dijo...

Me encanta que lo digas, también se puede decir como tú lo dices y es hasta más bonito.

Otro beso,

Kim