miércoles, octubre 11, 2006

Donde digo Diego




El cometido de la cabeza es darle vueltas a las cosas y por eso donde dije digo, ahora digo Diego, por lo menos provisionalmente.

Esta mañana he ido al dentista, y he estado unos momentos en la sala de espera con una señora de mi edad aproximadamente, pelo canoso como el mío aunque azulado y pantalones vaqueros y zapatillas deportivas.

“¡Uf, qué calor!”, me ha dicho. “¡Esto no es natural!”

Luego hemos estado un ratito hablando animadamente y con confianza. He abierto mi bolso para rebuscar en sus profundidades y ella me ha hablado como a otra señora, con naturalidad.

No ha sido nada especial, pero mientras estábamos allí, he pensado que estaba a gusto en su compañía. Si hubiera estado entre hombres, me hubiera parecido que estaba encaramada en un palo, entre gallos picajosos, nerviosos y cacareantes, de donde en cualquier momento me podrían tirar.

Con esta señora, me sentía como una gallina al lado de otra gallina, esponjadas y tranquilas, sentada sin temor alguno, en mi lugar, en un lugar apacible.

Por eso quizás, esta noche, en los duermevelas que tengo de vez en cuando, medio soñaba o pensaba que estaba acercándome a ser un hombre, pero que en el último momento, encontraba una especie de barrera imperceptible por la que no podía pasar. Me dejaba parada en seco.

En el fondo, comprendí muy bien que estaba muy a gusto en este lado donde estoy.

Estable, tranquila, segura.

Cómo se enlaza todo esto con lo que llevo escrito estas semanas, no lo sé.


8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Kim.

He leido tu historia de hoy y es
muy interesante.
Algunas personas inspiran un poderio de confianza muy grande y hacen que te sientas comoda,segura y alegre con ellos.
un saludo...

///YO///

Andrea dijo...

Hola Kim,

Verdaderamente, lo que explicas es genial, yo lo vivo muchísimo, y creemé que esta situación me hace sentirme no más cercana a un género, pero tampoco alejada del otro, me hace sentirme simplemente especial, porque soy yo misma, dentro de un multiverso de maneras de comportarse dentro de ambos géneros incluyendome/te a mi/ti misma.

Un beso

Anónimo dijo...

Hola Kim, acabo de leer tu escrito en la página de Carla de hoy 16 de octubre del 2006, y eres una persona con razón, es decir, razonas...y tu razón me parece razonable, congruente, verdadera, natural, la vida me ha llevado a ti y agradezco a la vida el haberlo hecho...me hubiera gustado que la vida solo fuera universo, el universo que vemos a lo lejos, con la cabeza alzada, en una noche clara, donde parece que hay armonia(lo parece) me gusta leerte, te leo ya hace tiempo, creo que años ya...en fin, te deseo lo mejor y está claro que lo femenino es el summun...habia escrito, lo primero, pero lo he cambiado por summun, esto los hombres lo saben muy bien y las mujeres tambien

Kim Pérez dijo...

Hola,"Yo".

Me impresiona también ver que en la medida en que siento la alegría y salgo de mis propios atascos, también puedo compartirla con otras personas. Es muy bonito lo que me dices y también me alegra leerlo.

Hola, Andrea,

¿Será posible que vayamos descubriendo coincidencias entre tú y yo, y también diferencias, no puede ser de otra manera, pero que nos hagan sentirnos hermanas dentro de la transexualidad?

Hola, Anónimo o Anónima,

Me alegro de que te haya interesado, porque lo que quiero decir, en el comentario de la página de Carla, es simplemente que lo que se nos presenta a transexuales y homosexuales en el futuro es nada más y nada menos que vivir como cualquier otra persona y compartir los trabajos y las ilusiones de la humanidad en general.

Es hermoso lo que dices de que esperas que la vida sea sólo universo en el sentido que dices, la inmensidad y la armonía que sentimos al mirar el firmamento, y que no corresponde a la realidad material (allí habrá también crueldad y muerte) sino a lo que necesitamos que haya más allá de la realidad material y que estoy casi segura de que hay.

Kim

Anónimo dijo...

Anónimo?, anónima?, las dos cosas a la vez?, una de las dos?, un poco de todas ellas?....a saber cual más de cada qual...

Pues dilo querida Kim, dilo...¿que es esto o aquello que hay más allá de la realidad material?....de lo que estas casi segura de lo que hay....que es...

Kim Pérez dijo...

Me alegro que me lo preguntes.

Yo creo que la conciencia humana está abierta al infinito, que lo necesitamos, y por tanto, puede conseguirlo.

Si estoy hecha para tener hambre, es que existen cosas que puedo comer.

Si mi conciencia está hecha para desear el infinito, es que puede comer infinito.

Esta misma idea la he puesto con más detalle en otro blog que tengo.

Si tienes la amabilidad y la paciencia de visitarlo, está en http://filosofiadelamor.blogspot.com

¡Y gracias por lo de querida!

Kim

Anónimo dijo...

coquetaaa...la miraré

andrea dijo...

Kim Pérez dijo...

"Hola, Andrea,

¿Será posible que vayamos descubriendo coincidencias entre tú y yo, y también diferencias, no puede ser de otra manera, pero que nos hagan sentirnos hermanas dentro de la transexualidad?"


Será posible Kim será posible y es posible, quiero decir, que en ningún momento lo dudo.

Besos