lunes, octubre 23, 2006

La pureza




¿Dónde se pueden encontrar en la red las páginas en las que se pueda ver la pureza?

La pureza es algo sencillo y tierno que se encuentra en el origen de nuestros corazones.

Es también sincera y derecha. Ve las cosas como son y las dice como las ve.

Es propia de los niños y por eso se la llama también inocencia.

Yo me acuerdo de que la vi cuando la perdí, con doce o trece años, cuando de pronto vi, por primera vez, unas imágenes pornográficas y pensé algo así como que no era posible aquello, o que era terrible, y me puedo acordar todavía del feo olor químico que no sé por qué había en el cuarto donde las vimos y que se me quedó como pegado a la nariz.

Es decir, sé que antes no pasaba por mi cabeza que aquello existiese y después me he ido acostumbrando a que forme parte de la realidad. Es dura, esta realidad.

Pero a veces, en un momento, por algo que vea, se me viene a la memoria aquella manera de pensar inocente, aunque no puedo agarrarme a ella y mantenerla.

A veces es que veo personas que, siendo adultas, son puras. Las siento como un brisa tranquila a mi lado.

Es una suerte muy fuerte tener una amiga que sea pura (generalmente, las personas puras no se dan cuenta de que lo son, lo mismo que los niños) Yo, a su lado, sé que soy retorcida y complicada.

También se puede ver, de pronto, la pureza en una película. Quizá, desde luego, en películas para niños, como en una serie de dibujos de colores muy vivos en los que todos los muebles, todas las casas, todos los objetos de las calles tienen ojos y boca y miran y gesticulan a los niños, con alma de niños. ¿Pero ha habido películas de adultos que sean puras? Pensemos y recordemos.

O en una novela. Como las novelas gays suelen ser autobiográficas, en ellas se ve a veces la pureza de los primeros amores. Voy a mencionar dos: “No llores ni tengas miedo”, de Luis Deulofeu, que es la bella historia de un joven homosexual en Cuba, y “Tío Sean”, de Ronald L. Donaghe, que es la de otro joven en el desierto de Nuevo México.

Pero son pocas. Por eso me pregunto: ¿Dónde se pueden encontrar las páginas de la red donde se encuentre esa pureza, que te rodee, te envuelva de ternura y limpidez y te acostumbre a aprenderla y vivir en ella?

5 comentarios:

Sarai dijo...

Hola Kim, he leido tu articulo sobre la pureza y creo conocer un sitio en donde la podrías encontrar, o eso es lo que me dicen todas las personas que lo leen,yo creo que la pureza no es mas que los sentimientos que son generados por un alma limpia. Te pongo la direccion de mi blog, y asi opinas si tienen razón aquellas personas que cuando lo leen me dicen que es todo sentimiento, http://sarai-.blogspot.com/ Un abrazo. Sarai.

Kim Pérez dijo...

Hola, Sarai, tienes razón, la pureza son los sentimientos generados en un alma limpia (o limpiada), como debe de serlo la tuya (es algo muy fácil de vivir y a la vez muy difícil)

He visitado tu blog y me ha gustado que trate de reflexiones sinceras; poco a poco, espero que haya otros en español en los que podamos también tener acceso a nuestra intimidad, para reconocernos en ella o vernos también diferentes, como es lógico.

Por eso he puesto un enlace a tu página, porque me gusta.

Un beso de

Kim

Nahumita dijo...

Kim, he leído tus artículos hasta el presente y tu contestación al anterior post que te mandé, pero sigo penando lo mismo, destro de lo posible, debes de dejar de centrarte en tu problemática, ¡lo que no significa dejar de ayudar a tus amigos!
Me da la impresión que miras la vida siempre desde los cristales distorsionados de tu problemática. Si no te abstráes, jamás captarás la realidad de las cosas. ¿No podría ser que captando la realidad que te rodea pero sin distorsionarla, pudieras posteriormente encontrar un lugar donde acomodar tu problemática de forma mucho más relajada y cómoda?

Kim Pérez dijo...

Nahumita,

es que has llegado al cuaderno en el momento en que he terminado un largo proceso de análisis que me ha llevado meses, o años.

Ahora ya está terminado (hasta la próxima), por lo que puedo mirar hacia fuera.

Era como un auto que iba bien y de pronto hace ruidos que no sabes de dónde vienen y se desestabiliza algo al volante. Es prioritaro que le hagas una buena revisión.

Lo necesitaba no sólo para entenderme a mí, sino para entender a una parte de mis compañeras, las que se parezcan a mí y por tanto, para poder extravertirme, que como bien dices es necesario porque es lo que hace posible la amistad, el cariño, los sentimientos de comprensión y solidaridad, todo lo que entra, en algún grado, dentro de la palabra amor.

Kim

Kim Pérez dijo...

Nahumita,

es que has llegado al cuaderno en el momento en que he terminado un largo proceso de análisis que me ha llevado meses, o años.

Ahora ya está terminado (hasta la próxima), por lo que puedo mirar hacia fuera.

Era como un auto que iba bien y de pronto hace ruidos que no sabes de dónde vienen y se desestabiliza algo al volante. Es prioritaro que le hagas una buena revisión.

Lo necesitaba no sólo para entenderme a mí, sino para entender a una parte de mis compañeras, las que se parezcan a mí y por tanto, para poder extravertirme, que como bien dices es necesario porque es lo que hace posible la amistad, el cariño, los sentimientos de comprensión y solidaridad, todo lo que entra, en algún grado, dentro de la palabra amor.

Kim