miércoles, septiembre 06, 2006

Del sinvivir a vivir

Al darle más que vueltas a las cosas (es mi carácter) a veces se me pierde de vista lo fundamental.

El otro día tuve una conversación con un amigo y me recordé a mí misma que antes de mi transición no me sentía vivir, porque era como si estuviera en una sala de espera, mientras que desde entonces, siento que vivo mi propia vida.

La mía. Tampoco la de una mujer (también me sentiría extraña) La de Kim, que mañana a mañana tiene que descubrir en qué consiste eso, pero lo hago con un sentimiento fundamental de bienestar y de paz.

Y de realidad. Mi vida verdadera, con sus problemas y sus equilibrios y alegrías. Me ha permitido sobre todo tener amigos y amigas que me enorgullece que estén ahí, como un regalo de la realidad.

Gracias a ellos, mi vida está fundamentalmente llena. Y están ahí porque me ven como yo necesito que me vean.

De eso es de lo que sirve el proceso transexual, siga los pasos que siga, cada cual a su manera, con sus necesidades, sus posibilidades y sus imposibilidades.
Porque como esto que digo no es fácil para todo el mundo, que cada cual dé el paso que pueda en las tierras de la realidad. Yo he llegado tarde para el amor, pero no para la amistad. El terreno de la red está hecho para la amistad, incluso para llorar de verdad sobre un hombro virtual.

1 comentario:

Andrea dijo...

Yo no sé si de lo que te voy a hablar es de lo mismo, pero el caso es que mi caso digamos que es inverso al tuyo, en referencia a mi pasado, hasta hace ya más de media vida nunca he tenido una amistad verdadera, tampoco sentía estar en una antesala, quizás porque siempre he creído en la esperanza de que llegaría mi “día” en que esa antesala quedaría en el pasado, pero desde hace algún tiempo, estoy pasando un momento muy malo en mi alma esto me duele mucho me hace mucho daño y la esperanza realmente la he perdido, hasta el punto de no tener ninguna gana de vivir, pero por sentirme rodeada por un amor en todos los sentidos incluido el carnal, y tener una amiga, ahora empiezo como a ir remontando, pero muy poco a poco se me hace hasta difícil no quitarme de la cabeza hacer algo por no tener vida, es un pensamiento cobarde, pero ya llevo muchísimos años luchando y me estoy empezando a cansar y esto que estoy escribiendo casi a lágrima viva es así, todo me empieza a cansar, todo lo veo lentísimo, mi transición la encuentro lentísima aunque más que la transición en si misma, es como el entorno, es como si todo fuera a cámara lenta y solo yo me doy cuenta de esa cámara lenta.

También he comprendido que mis compañeras de trabajo, son solo eso, compañeras de trabajo, pero estoy segura de que si mañana muriese, nadie se enteraría, incluso utilizarían mi propia muerte para utilizarla para diferentes propósitos, pero tengo una amiga y a otra persona a mi lado, que se que no permitirían tal despropósito.

Lo más curioso es que cuando me planteo “bajarme del mundo”, no me pongo triste, me da completamente igual, últimamente lloro mucho, lloro más que río, la verdad que reírme casi ni río, ya que a pocas cosas les encuentro la gracia, en cambio ya casi todo me hace ponerme rancia, aburrida, solo consigo “despertar” de mi tristeza cuando encuentro que aun hay muchas cosas y personas por las que luchar, y puedo conseguir salir de estas penas que me corroen usando la rabia, el querer y ser como una guerrera, evidentemente esto no lo consigo yo sola, vuelvo a repetir que tengo a una amiga y a una persona a mi lado, que hacen que encuentre la forma de guerrear, por lo tanto me ayudan a recordar de que mi valentía y esperanza por seguir adelante y olvidarme de morirme, sin que los dos lo sepan, aunque por valentía pondré mi nombre y es cuando se van a enterar, por lo tanto, soy valiente, gracias a estas amistades, ya que empiezo a comprender, pero muy poco a poco, que tener una amiga es lo más valioso del mundo junto con la amistad que me procura la otra persona que me recuerda el amor de una amiga y la suya propia.

A veces prefiero mantenerme en el silencio absoluto, no sabría decir si estoy llamando la atención o es mi forma de ser, ya que precisamente cuando necesito "cargar mi batería", esta es mi forma de actuar, pero últmamente, no me gusta quedarme en el silencio absoluto, porque sino, se me olvida alimentarme, y me quedo absorta en pensamientos sin contenido.

Necesito ser una guerrera para sentirme viva, sino me muero porque no hago falta.

Si me lo permites desde estas líneas deseo mandarles un beso y un abrazo muy fuerte, por estar ahí y aquí conmigo, ya que ellos son en el presente mi punto de apoyo fundamental.