miércoles, diciembre 06, 2006

Identidades



La identidad es un concepto.

Como tal, puede ser erróneo.

La identidad que nos interesa más a las personas disfóricas de género es la identidad de sexo, también llamada de género.

Por tanto, nuestra identidad de género es el concepto que nos formamos respecto a nuestro sexo, lo que puede corresponder o no a la realidad.

Los conceptos los formamos en un principio sobre la base de los materiales conceptuales que nos da nuestra cultura.

Si nuestra cultura nos ofrece sólo los conceptos de hombre y de mujer, desde chicos tenderemos a encasillarnos como hombres o como mujeres (hay personas transexuales MaF que se han identificado de chicos como hombres y otras que se han identificado como mujeres)

Si en nuestra cultura falta el concepto de lo intersexual, como realidad intermedia entre los conceptos de hombre y de mujer, nadie o casi nadie se habrá identificado de chico con el concepto de intersexual, o andrógino, o ambiguo.

Sin embargo, la realidad de muchas personas transexuales es ésta: ocupamos psicológicamente, por nuestra manera de ser, la zona intermedia entre los hombres muy definidos y las mujeres muy definidas.

Por tanto, somos en alguna medida intersexuales o andróginos o ambiguos, más o menos, lo mismo si estamos más cerca del polo masculino o del femenino y deberíamos elaborar nuestra identidad sobre esta base.

Para eso, deberíamos formar una nueva identidad o concepto de lo que somos, cuando psicológicamente observemos que somos más o menos intermedios.

Yo tengo que decir que mi base está en ser una persona masculina algo ambigua o intersexual.


1 comentario:

Andrea Muñiz dijo...

Kim,

No me parece realmente nada extaño lo que escribes y describes, de hecho, yo pienso que todas las personas somos intersexuales, despés ya nos encontramos con una coquetería externa que deseamos mostrar para nosotras o nosotros mismos, que puede hacer parecer que nos desplzamos a polos definidos dentro del género con el que una persona se identifica.

De hecho yo misma y millones de veces me defino mestiza sexual, también me podría definir como mestiza del género, no es algo que me preocupe infinitamente en reconocerlo, cuando al menos no me da por zarandear a la opinión general o a quien sea, recordando que también deseo ser reconocida con el género en el cual yo me siento identificada, por ejemplo estoy bastante harta de que digan de mi es una buena mujer o una mala mujer, pues cojones!!!! a ver cuando dicen es una buena persona o es una mala persona, ya que ante todo soy una persona.

Besos