jueves, marzo 01, 2007

Mi vida como mujer

Ya no me motiva identificarme con una mujer, pero sí me motiva vivir como mujer, por mi misma: no desde fuera, imitando, pero sí desde dentro; mi cuerpo como es, vida interior y casera, margen de seguridad. La clase de vida de una mujer, desde mi interior. La vida que llevo, de hecho. No se trata de averiguar las causas, sino de describir con exactitud los sentimientos. Me gusta vivr como mujer, definiendo yo lo que es eso, primero definiendo mi forma de vida y luego descubriendo que es de mujer, pero me gustan, contemplativamente, algunas mujeres.

La fluidez y la inmaterialidad, la transparencia de Ana Gugel, que ni siquiera tiene nombre, esa figura de piel gris y brillo morado en los ojos, que frunce los labios sentidora y ratificadoramenta, sin voluntad propia.

Inesperado regalo de Dios esta mañana del 1 de Marzo, que va a ser el día decisivo de la historia transexual de España.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy o me considero una persona con fe, mucha fe, pero tengo que decir que no tenia mucha fe o poca fe en que se aprobara esta ley...pero se ha aprobado. Y como tu bien dices Kim, un regalo a hecho Dios este 1 de marzo...porqué Dios somos las personas, todas las personas porqué Dios es infinito y como en el infinito cabe y hay de todo pues el estado español ha sido tocado o ha oido y respetado la mano de Dios.

Ángela dijo...

¡Sí, Kim! Me identifico con lo que dices. Yo no soy un hombre ni una mujer, solo soy "yo misma". "Lo de fuera" no existe sino desde mi interior. "Hombre" y "Mujer" son arquetipos volubles, conceptos que se forman en la mente de cada cual y que dependen de su propia percepción, de su emoción, de su subjetividad... en la seguridad de que no es posible que concuerden con los conceptos del "otro" (que a su vez no "existe" sino desde nuestro interior, otra vez desde nuestra subjetividad).
Lo único a lo que aspiro es a "mi vida como mujer", no tiene ningún sentido compararme con nadie más que con "mi misma".
Un beso muy fuerte.
Ángela.